Gimnasio Let's Go Fitness Armilla

¿Por qué es importante desayunar?

¿Por qué es importante desayunar?

¿Por qué es importante desayunar? (en la mayoría de los casos)

El desayuno es la primera comida del día después de haber pasado varias horas en ayuno. Cuando dormimos, los niveles de azúcar en sangre disminuyen y por ello es recomendable recuperar los niveles de glucemia con los nutrientes necesarios. Esta energía también nos permitirá arrancar y disponernos a trabajar o estudiar. Es verdad que hay personas que no se levantan con apetito y ello les lleva a arrancar su día ayunando. Nuestra experiencia en consulta nos indica que en la mayoría de casos eso es un error y sobre todo cuando nuestro objetivo es perder peso. Os damos dos motivos principales:

  • Desayunar reduce el hambre: Si no desayunas habrá un momento a lo largo de la mañana en el que sentirás hambre y quizá no estarás en un lugar o momento adecuado para prepararte un desayuno saludable. Es entonces cuando la tendencia es saciar rápidamente el hambre con alimentos poco saludables como galletas, embutidos, patatas fritas…etc. ¿Una alternativa?: Prever un buen desayuno antes.
  • La propia ingesta de alimentos hace que quememos calorías porque impulsa el metabolismo. No desayunar provoca que el metabolismo se vuelva ahorrador porque el cuerpo, que es muy eficiente, se prepara para una situación de inanición y lo que hace es almacenar y reservar. Esta “reserva” no ayuda en absoluto al objetivo de la pérdida de peso y, por el contrario, puede favorecer una tendencia a subir de peso.
    Hay muchas personas que nada más levantarse no sienten hambre. Quizá en estos casos, pueden retrasar algo su desayuno y en lugar de desayunar a las 8 pueden hacerlo a las 9. Lo importante es prepararos y tener previsión de una ingesta matutina que proporcione energía, os Ejemplos de desayunos para preparar en 5 minutos

¿Qué ingredientes y combinaciones sirven para un desayuno que ayude a perder peso?

1. Bol de leche desnatada con copos de avena, fresas y semillas de chía. Cambiando la leche desnatada por entera, este desayuno puede ser también una muy buena opción para los más pequeños de la casa. La avena os resultará más digestiva si la cocéis en la misma leche. Podéis variar esta propuesta añadiendo canela, plátano y variando la fruta con las variedades de temporada. Otra opción es cambiar la leche por un yogur desnatado.

2. Tortita integral de maíz acompañada de rodajas de tomate, rúcula y 2 lonchas de pavo. Mucha atención a la hora de elegir el pavo embutido. Es importante que por lo menos un 80-90% del embutido sea realmente pavo. Este desayuno se puede completar con una ración de fruta.

3. Batido de yogur líquido 0%, 2 biscotes integrales, ½ plátano y 5 fresas.

4. Pan integral de centeno con queso batido 0%, arándanos y espinacas baby, acompañado de un café con bebida vegetal. Si optas por bebidas vegetales, es recomendable que la que elijas esté enriquecida con el calcio suficiente y no lleve azúcares añadidos.

5. Yogur desnatado con ciruelas, semillas (chia, amapola, sésamo) y frutos secos (nueces, avellanas o almendras). Siempre hay que priorizar la fruta de temporada, así evitamos comer siempre las frutas típicas, como podrían ser manzana, pera o plátano, y a la vez obtienes la variedad de vitaminas y minerales presentes en las diferentes frutas.

6. Bol de yogur de soja enriquecido en Calcio y vitamina D con semillas de calabaza y sésamo. El bol se puede acompañar de un vaso de zumo de piña y sandía.

7. Pan de espelta integral con hummus, 1 kiwi y café con leche desnatada. Sirve cualquier tipo de paté vegetal (berenjena, pimiento…) En este caso, el hummus nos aporta la proteína completa del garbanzo. Por su lado, el kiwi es muy rico en vitamina C. Esta vitamina favorece la absorción del hierro presente en los garbanzos.

8. Bol de yogur desnatado con frutos rojos, muesli casero y canela. Para hacer tu propio muesli, basta con comprar diferentes tipos de cereales que te gusten y que no lleven azúcar. Puedes mezclar copos de maíz, trigo, arroz hinchado, avena, espelta… etc.

9. Tostada de pan integral con tomate, aguacate, rúcula y orégano, 1 naranja y 1 vaso de bebida vegetal. El aguacate, al igual que los frutos secos, tiene un alto contenido en grasas saludables y por eso es un alimento muy calórico. Si tu objetivo es perder peso recuerda comerlo pero con moderación.

Si estas propuestas no te convencen al 100%, trata de personalizarlas con las frutas, cereales y sabores que te gusten. Lo importante es evitar el azúcar y una alimentación con exceso de grasas. También recuerda ir variando los desayunos para que éstos no te aburran, y más en un periodo de pérdida de peso. Así que varía las frutas, el tipo de pan que usas y la bebida o infusión que acompaña tu desayuno.

Diseños Webs